Consejos sobre calzado infantil

Muchas madres y padres tienen dudas en el momento de comprar calzado a sus hijos. 


Los bebes solo necesitan protegerse del frio, por lo tanto para ellos el calzado no es indispensable, en invierno será suficiente unos calcetines gruesos. 


Cuando el niño empiece a andar alrededor del año será el momento en que nos haremos las diferentes preguntas sobre calzado. 


Los zapatos deberán cumplir diferentes requisitos para que sean adecuados: 

  • Tener la longitud y anchura adecuadas. Un zapato de un tamaño inadecuado pueden provocar problemas en los dedos (dedos en martillo o en garra), callosidades. 

Los pies de los niños crecen rapidísimo. Los mas pequeños necesitaran zapatos nuevos cada 3-4 meses (hasta los 24 meses). De los 24-36 aproximadamente cambiaran una talla cada 6 meses. 

 

Hay que asegurar que el dedo gordo no llega a la punta del zapato y que la punta es redondeada para que los dedos tengan la máxima movilidad posible. 

 

El zapato debe ser comido desde el inicio si cuando lo compramos "se tiene que dar de si" es que no es el zapato adecuado. 

  • El zapato debe ser de material transpirable. Los pies de los niños sudan mucho, por lo que preferiblemente deberemos escoger materiales como la piel o la lona y evitar los materiales más plásticos. 
  • Las plantillas deben ser acolchadas y sin ningún arco especial. La mayoría de niños no necesitan plantillas para corregir el pie plano (ver artículo de pie plano valgo)
  • Suelas flexibles y antideslizantes. Los zapatos demasiado rígidos pueden volver al niño torpe y facilitar las caídas. No podrá percibir las irregularidades del suelo que le ayudan a desarrollar los reflejos de equilibrio
  • No deben llevar tacones. El zapato plano facilita la marcha. Los niños más mayores pueden llevar tacones que no superen los 2'5cm. Los tacones demasiado altos deslizan el pie hacia la parte anterior del zapato, los dedos quedan empotrados en la parte delantera y pueden deformarse. 
  • Deben dejar libre el tobillo. los zapatos que no permiten el movimiento del tobillo, no permiten el desarrollo corredte de los ligamentos que darán la estabilidad al mismo. 


Niños que no andan

No necesitan zapatos. Solo necesitan patucos, o calcetines gruesos que les mantengan el pie caliente. El pie debe poder moverse. Puede estar descalzo cuando no haga frío. 

Niños de 9 meses a 3 años: 

Deben ser transpirables porque el pie suda muchísimo. Deberemos evitar los materiales sintéticos. Deben ser zapatos altos que se sujeten bien al pie, pero sin que inmovilicen el tobillo. Un niño que gatea y esta empezando a andar necesita un tobillo móvil para poder adaptarse a las dos situaciones. 


Zapatos que se adapten a la forma del pie. La suela debe ser lisa para evitar que patine y pueda caer. Deberán ser también ligeros porque en esta edad deben usar mucha energía para desplazarse. 

 

Los niños pueden caminar descalzos en ambientes protegidos. 

Niños en edad escolar: 

En esta edad, podremos escoger entre mucha variedad de zapatos. 

 

Aquí van algunos consejos prácticos: 

  • Evita comprar los zapatos de los niños por internet. Hay que asegurar que la medida que compramos es la correcta. Debe probares siempre los dos zapatos. 
  • Cuando pruebes un zapato que requiera calcetín, pruébalo con calcetines. 
  • Mira que quede la anchura de tu pulgar entre su dedo gordo y la punta del zapato. Recuerda que su pie va a crecer muy rápido. 
  • No compres zapatos más grandes para que le duren más. Los zapatos demasiado grandes pueden dificultar la marcha y no ser seguros. 
  • Mira a tu hijo andar con los zapatos, si se deslizan arriba y abajo en el tobillo pueden provocarle ampollas. 
  • Los zapatos puntiagudos, los zuecos, sandalias, bailarinas, están muy de moda y son muy bonitas pero no son el zapato adecuado para los niños, no dan la estabilidad que su pie necesita. 
  • La forma mejor para que el zapato se adapte al pie es que tenga cordones o velcro en el empeine. 
  • No utilices zapatos usados. Los zapatos se adaptan a la forma del pie del niño y pueden adaptarse correctamente a un pie diferente. 
  • Se realiza deporte, es conveniente cambiar las deportivas y los calcetines una vez terminado para que el pie se mantenga lo mas seco posible. 
  • En casa se puede ir descalzo o con un calcetín abrigado y antideslizante. 

 

 

Aunque muchos profesionales aconsejan zapatos rígidos que inmovilizan todas las articulaciones del pie, estos zapatos están totalmente desaconsejados. Este tipo de calzado impide que el niño desarrope correctamente su musculatura y que no desarrolle una marca fisiológica correcta. 



Y finalmente, hay muchos tipos de calzados y plantillas ortopédicas que siempre deberán ser prescritas por el especialista en los casos que sean necesarios. En caso de dudas o sospechas de alguna patología hay que consultar al ortopeda infantil

Artículos relacionados 

Escribir comentario

Comentarios: 0