Fibroma no osificante

Has ido al médico porque tu hijo ha tenido un golpe y le han hecho una radiografía, de casualidad le han visto una "mancha" en el hueso, aunque te han dicho que no te preocupes no te quedas tranquil@....

El fibroma no osificante es la lesión benigna más frecuente en la infancia. Es más frecuente en niños que en niñas.

 

Se estima que del 30 al 40% de la gente de menos de 20 años tienen un fibroma no osificante. Suelen diagnosticarse de casualidad cuando el niño se realiza una radiografía por otro motivo. normalmente un traumatismo. 

 

Esta lesión no maligniza ni produce metástasis y lo habitual es que no requiera ningún tratamiento ni seguimiento, puesto que cura sola conforme el niño crece. 

 

Personalmente lo suelo explicar como si fuera una peca en el hueso... sin ninguna otra implicación

Descripción

Anatómicamente están compuestos por tejido fibroso. Su localización más habitual es alrededor de la rodilla, en la parte alta de la tibia o en la parte baja del fémur. 

 

En solo un 8% encontraremos más de una lesión. Existen enfermedades más rares que presentan múltiples fibromas como la neurofibromatosis o el síndrome de Jaffe-Campanacci que tiene más lesiones asociadas. 

Síntomas: 

Lo más frecuente es que no den ninguna clínica y que se diagnostiquen en radiografías realizadas por otros motivos. 

 

En algunos pacientes si la lesión es amplia pueden darse fracturas patológicas. Fracturas que se ocasionan en zonas de hueso más débil con un traumatismo menor.  

Diagnóstico: 

Para el diagnóstico de este tipo de lesiones suele ser suficiente la realización de radiografías. En algunos casos puede estar indicada la realización de un TAC o de una RM. 

Tratamiento: 

En la mayoría de los casos de fibroma no osificante no se requiere ningún tratamiento. Aunque su nombre sea fibroma no osificante, estos tumores se van osificando mientras el niño va creciendo llegando a su completa desaparición en  muchos casos. 

 

Solo en algunos casos de tumores muy grandes o tumores que provoquen molestias puede ser necesario el tratamiento. El tratamiento será en estos casos quirúrgicos, principalmente para prevenir el riesgo de fractura. Consistirá en el curetage de la lesión y el posterior relleno con injerto oseo autólogo (del mismo paciente) o aloingerto (de donante), puede incluso rellenarse con cemento biológico. 

 

Referencias:

Comentarios: 0