Infecciones de huesos, articulaciones y músculos

Los niños pueden desarrollar infecciones en huesos, tendones y músculos. 

  • Osteomelitis. Infecciones del hueso
  • Artritis séptica. Infección de una articulación
  • Piomiositis. Infección de musculo

Son frecuentes también las osteoartritis, que son infecciones de las articulaciones que afectan también al hueso. Y a la zona de crecimiento que suele estar muy vascularizada. 

 

Las infecciones más frecuentemente afectadas son cadera, rodilla y tobillo y en extremidad superior el hombro, codo y muñeca. 

 

Para las infecciones musculares los sitios más frecuentes son los del muslo, ingle y pelvis. 

 

Los niños inferiores a 3 años tienen mucha tendencia a la infección puesto que su sistema inmunitario esta menos desarrollado. Las infecciones en esta edad puede propagarse fácilmente a las articulaciones vecinas. 

 

Las infecciones pueden lesionar las fisis o zonas de crecimiento y dar lugar a secuelas. 

Causas:

Las infecciones suelen estar producidas por bacterias de nuestro propio entorno. Uno de los microorganismos que más frecuentemente causa infección en los niños es el Staphylococcus aureus. 

 

Las bacterias pueden entrar por diferentes vías, estar en la sangre y multiplicarse en el hueso, articulación o músculo. 

Síntomas y signos:

  • Fiebre
  • Dolor
  • Imposibilidad para la movilización de la zona afecta. si se afectan las piernas o la columna habrá un rechazo a la marcha. 
  • Los lactantes estarán irritables y rechazarán la comida. 

Exploración: 

La exploración física y la historia clínica serán esenciales. 

 

Suele ser necesaria la realización de un análisis de sangre y de un cultivo de la zona de la lesión, para definir el antibiótico  más adecuado. Pueden ser necesarias radiografías, ecografías o resonancia magnética, para confirmar el diagnóstico o para planificar el tratamiento. 

Tratamiento: 

El tratamiento antibiótico es la base del tratamiento de las infecciones. Inicialmente es tratamiento suele ser endovenoso, por lo que se requiere un ingreso en el hospital, este tratamiento suele mantenerse hasta que las analíticas de sangre se normalizan, lo que suele ocurrir a la 1-2 semanas. Posteriormente se pasará a un tratamiento antibiótico oral que se podrá realizar en el domicilio. 

 

El tiempo total de tratamiento para las infecciones de hueso es de 4 a 6 semanas, para las infecciones de articulaciones o músculos son de 3 a 4 semanas. 

 

Algunas infecciones pueden necesitar un tratamiento quirúrgico para poder limpiar la zona, sobretodo en infecciones severas. Para la mayoría de los niños un solo proceso quirúrgico puede ser suficiente pero en algunos casos puede ser necesaria más de una cirugía. 

 

La artritis séptica de cadera es una emergencia quirúrgica siempre. Cuando existe una infección en la articulación de la cadera el aumento de pus dentro de la articulación puede impedir que llegue sangre para nutrir a la cabeza femoral. Cuanto más tiempo pase entre la infección y la cirugía más riesgo hay de padecer necrosis (muerte de las células) y secuelas en la articulación. Se recomienda un cirugía antes de 24 horas. 

Pronóstico: 

La mayoría de niños se recuperan correctamente después de un tratamiento adecuado. Pueden reintegrase a sus actividades habituales y no tienen más riesgo que otros de padecer nuevas infecciones. 

 

Cuanto más se tarde en hacer el diagnóstico y tratamiento más probable es que la infección cause más daño en los tejidos. Originando problemas de rigidez articular, alteraciones del crecimiento o necrosis. Aunque estas complicaciones son raras. 

Bibliografía

Comentarios: 0