Mi hijo lleva un yeso ¿y ahora qué?

Tu hijo no para, como todos los niños, y se ha roto un brazo o una pierna. Lo has llevado a urgencias y le han puesto un yeso o una férula. ¿Cual es la diferencia? ¿Cómo lo voy a bañar? ¿Cómo caminará? ¿Qué hago si le pica?

¿Férula o escayola?

Cuando la rotura es menor o en algunos esguinces o epifisiolisis se puede colocar una férula. 

 

La férula es un vendaje que incorpora yeso solo por un lado. Se utiliza normalmente cuando se requiere menos tiempo de immovilización. En algunas ocasiones se puede usar previo a la colocación de un yeso si la extremidad está muy hinchada. 


¿Qué se debe hacer?

Se deberá mantener la extremidad elevada. Si es la pierna se colocará el pie en un sitio alto, si es el brazo se llevará colgado en un cabestrillo con la mano más elevada que el codo. En los dos casos moveremos los dedos para favorecer la circulación. 

 

Por la noche es mejor que el niño duerma con la pierna o el brazo encima de un cojín, sobretodo los primeros días. 

 

 

Revise la piel de alrededor del yeso para detectar posibles zonas hinchadas o rojas


A partir de los 6 años los niños pueden andar con muletas, si son más pequeños no sabrán utilizarlas. Para los mas pequeños será interesante conseguirles una silla de ruedas o rescatar una silla de paseo. 

 

Cuando su traumatólogo se lo indiqué podrá caminar sobre el yeso, con la ayuda de una talonera o muletas.

 

En los niños no es aconsejable el uso de una sola muleta, siempre es mejor que se utilicen las dos.  

 

Si se tiene picor se puede soplar dentro del yeso o usar un secador con aire FRÍO. Rascar un poco el brazo contrario a veces puede ayudar. También se pueden intentar maniobras de distracción. 

 

Pasados 48 horas de la colocación del yeso se podrá dibujar. ATENCIÓN selecciona un buen pintor para que tu yeso luzca lo más hermoso posible. 

Prohibido

  • No se pueden usar anillos. Los dedos se pueden hinche y no podríamos sacarlos. 
  • No se puede llevar esmalte de uñas. Si las uñas se ponen moradas es un signo de alarma para consultar a un médico, con el esmalte no se podría apreciar. 
  • No hay que introducirse ningún objeto en el yeso, ni rascarse con nada, se pueden producir lesiones en la piel que pueden llegar a ser graves y infecciones. Además cuanto más nos rasquemos más se irritara la piel y más nos picará. 
  • Nunca hay que recortar el yeso, ni por arriba ni por abajo. Cambiar la forma del yeso o acortarlo puede producir que el brazo se hinche o que la fractura se desplace. 
  • No mojar el yeso. Para ducharse se utilizaran bolsas, papel film o protectores especiales. Si el yeso se moja nunca use un secador con aire caliente para secarlo, podría quemar la piel de su hijo. 

Signos de alarma

  • Deberemos consultar si los dedos están morados o muy blancos o muy hinchados. 
  • Si el niño no puede mover los dedos. 
  • Si se notan pinchazos o si los dedos están entumecidos. Si se notan hormigueos (se llaman parestesias) en los dedos. 
  • Mal olor. Aunque si el yeso se ha llevado durante tiempo es normal que huela mal, un olor muy fuerte o desagradable o repentino se deberá consultar.
  • Si el niño nota el yeso muy apretado. 
  • Si hay mucho dolor

Escayolas sumergibles!! Por fin hay yesos que se pueden mojar

Si estas interesado en los yesos waterproof tengo un artículo dedicado a ellos. 

 

Yesos especiales

Yeso pelvipédico

Hay que tener sumo cuidado de que el yeso no se manche con orina o heces. 

Hay que colocar un pañal protegido con compresas, en los niños no continentes. Estos se deberán cambiar lo más frecuentemente posible. Incluso se puede usar papel film para proteger el yeso.

 

 


Para mover al niño es conveniente cogerlo del yeso. Si lo cogemos por los brazos podemos movilizar a nuestro hijo dentro del yeso. 

 

Es fácil que pueda producir rozaduras en la zona de la cintura o en la ingle de la pierna contralateral. Se pueden interponer pañuelos o algodón para mejorarlo. 

 

Para el baño se podrán utilizar toallitas húmedas o toallas para proteger el yeso, hay que evitar que se moje. 

 

Hay que intentar cambiar la postura, inclinando el cuerpo con almohadas para evitar las rozaduras. 

Artículos relacionados

Escribir comentario

Comentarios: 0