Pie zambo (pie equinovaro)

El pie zambo es una deformidad congénita compleja que puede estar asociada a otras deformidades o ser parte de un síndrome. Su origen es desconocido. Cuando un padre ha tenido pie zambo hay un 4% de probabilidades de que un hijo suyo tengo pie zambo. Si los dos padres están afectados la probabilidad es de un 15%. 

 

El pie esta en una posición de varo (hacia adentro) y equino (hacia abajo)

 


El tratamiento del pie zambo corrige el pie zambo, pero no lo cura. El pie zambo en manos expertas, puede llegar ha tener un pie cosmética y funcionalmente normal y no debe dar ningún problema en las actividades del niño. 

 

La mayoría de los pies zambos se pueden corregir durante la infancia, aproximadamente en 6 semanas con manipulaciones y enyesados seriados. Este método de corrección recibe el nombre de método Ponseti por su autor. 

 

Un 5% de los pacientes tendrán pies zambos severos, más rígidos que requerirán cirugía para su corrección 

 

El tratamiento debe empezarse a la 1-2 semanas del nacimiento, cuando los tejidos son más flexibles. 

 

Las manipulaciones son movimientos suaves, en un orden preestablecido que conducen el pie a su posición correcta. Posteriormente se coloca un yeso que irá desde la cadera a los dedos del pie, con la rodilla flexionada. Estos yesos se cambian semanalmente, hasta la corrección normalmente en el 6-7 yeso. 

 

Posteriormente puede ser necesaria una tenotomia en el tendón de Aquiles. Se corta para que pueda alargarse. Se coloca entonces el último yeso durante 3-4 semanas. 

 

Todo este tratamiento se realiza sin radiografías, no son necesarias. El ortopeda pediátrico tiene suficientes conocimientos de esta entidad para poder hacer un tratamiento correcta sin irradiar al paciente. 

 

Esta patología tienen una alta tasa de recidivas, por lo que el tratamiento completo incluye el uso de una férulas de abducción. Los primeros 3 meses las deberá usar durante 23 horas (se pueden quitar para el baño). Posteriormente se usa en las siestas y por la noche hasta los 4 años de edad. Es importantísimo que se cumpla rigurosamente. 

Las férulas de abducción o botas de Dennis-Browne, son unas botas, separadas por una barra, que aseguran la correcta separación del los pies. 

 

Al principio el niño puede notarse nervioso con la férula pero no siente dolor. Juegue con el para que la integre y haga que se convierta en una rutina. 


El pronostico de estos pacientes es tener un pie totalmente funcional. Suelen ser pies mas estrechos y pequeños y las pantorrillas también son más pequeñas que el lado sano. 

 

Algunos pacientes pueden recidivar incluso realizando el tratamiento correcto. Se podrán realizar nuevas manipulaciones incluso una nueva tenotomía del tendón de Aquiles. Algunos requerirán cirugía pasados los 2 años de edad, para hacer una transposición del tibial anterior (tendón anterior del tobillo) a la tercera cuña (parte externa del pie), para que ayude a corregir la deformidad. 

Artículos relacionados:

Escribir comentario

Comentarios: 0