Dolores por sobrecarga en niños

Estas lesiones o dolores por exceso de uso en los niños suelen estar relacionadas con las actividades deportivas. 

 

Los beneficios del deporte son muy conocidos, promueve el bienestar físico y emocional en los niños, ayuda a tener un hábito y principios de compañerismo, etc. Pero Cuando este ejercicio es excesivo podemos tener lesiones como las que vamos a describir. 

 

Las lesiones por sobrecarga pueden ocurrir gradualmente con el tiempo, al realizar una misma actividad deportiva, hace que trabajen siempre las mismas zonas que pueden no tener el suficientemente tiempo para sanar. 

 

Los niños cómo aún están creciendo tienen zonas de crecimiento que son más propensas a padecer lesiones, que los adultos. Si este tipo de sobrecarga se mantiene puede llegar a afectar al crecimiento y puede llevar a tener problemas de salud a largo plazo. 

 

Cuando un joven deportista se queja repetidamente de dolor, es imprescindible un periodo de descanso. Si el dolor persiste, se deberá consultar a un ortopeda pediátrico y el atleta, entrenador y padres deberán seguir las mismas pautas para que el niño pueda recuperarse y retomar su actividad deportiva. 

Descripción:

Las lesiones por sobrecarga se dan en una amplia gama de deportes. Las lesiones por sobrecarga más frecuentes implican la rodilla y el pie. 

 

Las lesiones por sobrecarga que también pueden verse en los adultos (epicondilitis o codo de tenista, etc) se dan en músculos tendones, huesos o cartílago de crecimiento. En los niños y adolescente el crecimiento desigual de estas estructuras hace que este tipo de lesiones se den con más frecuencia. Además las placas de crecimiento propias de los niños son zonas más débiles que los tendones por lo que pueden padecer dolores por lesiones en estas zonas. El estrés repetido en una zona de crecimiento puede dar lugar a su cierre y posteriores trastornos de crecimiento. 

Causas: 

Cada vez es más frecuente que los niños se especialicen un deporte o que incluso jueguen en varios equipos. Cuando un niño participa en un solo deporte, utiliza continuamente los mismos grupos musculares. Esto puede producir desequilibrios musculares que cuando se combinan con sobreentrenamientos o descanso inadecuado puede dar lugar a lesiones por sobrecarga.  

Enfermedad de Sever:

La enfermedad de Sever es una de las causas más comunes de dolor en el talón en niños, suele darse en la adolescencia o cuando los niños tienen un crecimiento acelerado. La enfermedad de Sever o apofisitis del calcáneo es una inflamación de la placa de crecimiento que se sitúa en el talón. Correr y saltar produce un estrés en esta zona cuando el pie golpea en el suelo. 

 

El tratamiento consiste en el reposo, hay que para la actividad deportiva hasta que desaparezca el dolor. Cuando el dolor se ha ido el niño puede volver a sus actividades normales. 

 

Algunos tratamientos complementarios pueden ayudar a que el dolor no reaparezca. Las taloneras de silicona que amortiguan el impacto pueden ayudar a evitar el estrés. También es imprescindible un buen calzado

 

El ibuprofeno puede ayudarnos a disminuir el dolor cuando este se presenta. 

 

En algunos pacientes con cojeras importantes que no remiten con el reposo deportivo y ibuprofeno, puede ser necesaria la inmovilización del tobillo y descarga con una férula. 

Enfermedad de Osgood-Schlatter

Los niños con enfermedad de Osgood-Schlatter tienen dolor en la zona de la rodilla, por sobrecarga en la tuberosidad anterior de la tibia (TTA) de crecimiento dónde se inserta el tendón rotuliano en la parte superior de la tibia. 

 

En los deportes que tienen salto o carrera, el músculo cuádriceps trabaja con gran intensidad, este se inserta en la rótula y a su vez con el tendón rotuliano conecta en la tibia en la zona de la TTA. Este esfuerzo repetitivo puede inflamar esta zona en crecimiento y producir dolor. 

 

El tratamiento consiste en limitar la actividad deportiva hasta que desaparezca el dolor. Los estiramientos del cuádriceps y de los isquiotibiales pueden ayudar a que el dolor no reaparezca.

Se puede usar ibuprofeno para desinflamar la zona y disminuir el dolor y en casos severos puede ser necesario el uso de una férula.

 

La clínica suele desaparecer por completo cuando termina el crecimiento (habitualmente a los 14 años en niñas y a los 16 años en niños)

 

Si no se hace un reposo adecuado podemos llegar a tener arrancamientos de la zona de la TTA que pueden requerir un tratamiento quirúrgico. 

Enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson o rodilla del saltador

Un caso parecido es la enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson que da molestia en la parte superior de la rótula en la zona de inserción del tendón rotuliano. Suele ser más frecuente en deportes que impliquen salto, como el baloncesto o el voleibol. 

 

El tratamiento básico es parar el deporte hasta que el dolor ceda. Los antiinflamatorios y la immovilización en casos severos. 

 

Si no se realiza correctamente el tratamiento podemos tener una fractura de la placa fisaria de la rótula que puede requerir cirugía. 

Referencias:

Artículos relacionados:

Comentarios: 0